martes, 3 de septiembre de 2013

Ranger UK Event: conocemos a Tim Holtz!!


Viajar a Reino Unido para disfrutar de un workshop con el equipo de Ranger, es de esas experiencias que se convierten en inolvidables.


Salimos de Madrid con el calor veraniego nocturno y llegamos a un Londres lleno de niebla con quince grados menos a las ocho de la mañana, lo que demoró el aterrizaje del avión y nos hizo coger las chaquetas en cuanto pisamos tierra.

Una vez allí, el trayecto hasta el hotel, largo y sin distracciones tecnológicas L, nos permitía admirar los extensos terrenos verdes llenos de árboles, hierba y casas unifamiliares tan típicas de este país. Porque aunque lo pudiera parecer, no nos quedábamos en Londres. De hecho, sólo rozamos la ciudad al recorrer algunas paradas de metro para enlazar trenes.


El evento se llevaba a cabo en Coventry, la ciudad del Midlands más alejada del mar, situada a poco más de 150 kilómetros (unas tres horas y media) de la capital y con más de 300.000 habitantes. El lugar elegido fue el Windmill Village Hotel, uno de esos hoteles de las afueras donde el campo de golf y el spa son los reclamos fundamentales para los clientes (la ciudad más cercana aparte del propio Coventry, Birmingham, está a veinte minutos de coche…). Un gran hotel, acogedor y muy tranquilo, para realizar el workshop al día siguiente.


Las jornadas de formación, como fueron denominadas por el fabricante Ranger Ink, se realizarían durante dos días. El primero de ellos para distribuidores (al que asistí con María Padilla, dueña y directora de Scrapbookpasion) y el siguiente para scrappers que quisieran viajar hasta allí.

Estábamos citadas a las 9.30 de la mañana para que el workshop, ajustado en horario, empezase puntual. Tras el registro previo, fotografías y más fotografías del ambiente y con el equipo de Ranger (todos en el centro. A la derecha, María Padilla): Tim Holtz (director creativo), Dyan Reaveley (diseñadora de Dylusions) y Mario Rossi (twittero BTS).




Antes de sentarnos en nuestras sillas, nos dieron la primera consigna: os podéis poner los delantales para trabajar, pero está prohibido abrir las cajas. ¡Primeras sorpresas de la mañana!

Lo cierto es que todo el taller estaba calculado al milímetro y el orden de los materiales fue impecable.

Como estaba previsto y puntalmente, a las 10 de la mañana se realizaban las primeras presentaciones y agradecimientos.


Tim Holtz, director creativo de Ranger, fue quien realizó la mayor parte del taller. Cinco horas intensas. El objetivo estaba muy claro: traer en la maleta 15 tags llenos de técnicas, ideas, trucos y usando una amplia variedad de productos.


Sobre la mesa teníamos algo de material: una craft sheet para proteger la mesa, tinta Archival Ink negra, sellos, un bloque acrílico, rubons, un aplicador de tinta y almohadilla de reserva, pinceles, pincel de agua, rodillo, spray de agua, botella de agua para hidratarnos durante el día y un delantal. Y además, una caja de cartón con una pegatina y el nombre del kit que nos había correspondido. Este era nuestro material personal, que era igual que el del resto de asistentes. Además contábamos con otros de uso común, como los secadores de embossing.


Al abrir la caja asomaron muchísimos más productos para utilizar. Y estos sí tenían colores y diseños distintos según el kit que nos hubiera tocado. Tintas Distress, Distress Paint, Distress Stain, Distress Markers, Stickles, Crackle paint, Glossy accents, Perfect Pearls, más sellos, máscaras, pegamento, tags…



Durante dos horas, Tim Holtz nos sumergió en el mundo de la creación de fondos con los diferentes productos que teníamos ante nosotros. Con una claridad y un ritmo magníficos, explicaba el producto, sus usos, sus trucos y el proceso de creación del tag, que replicábamos durante varios minutos. Mientras trabajábamos, Holtz se paseaba entre las mesas, comentaba los trabajos de los compañeros, explicaba los resultados de unos y de otros y nos aportaba nuevas ideas.


A las 13 horas hicimos una parada para comer. Sólo habíamos avanzado hasta el sexto tag. Y en realidad, a todos nos apetecía continuar scrapeando, (verdad que entre tintas y papeles se nos va el tiempo volando?), así que en menos de una hora y cuarto volvimos a sentarnos con nuestras tintas, sellos y secadores.


La tarde prometía seguir con la misma intensidad. Aún quedaban tres horas y mucho por hacer. Tim Holtz continuó enseñándonos cómo trabajar fondos para nuestros trabajos y cómo aplicar los productos sobre otros materiales, como grunge paper, papel de acuarela, elementos metálicos…

Las técnicas de los últimos tres tags fueron impartidas por Dyan Reaveley, diseñadora de las tintas Dylusions de Ranger. Entre bromas, risas y algún problemita técnico, durante una hora aprendimos a realizar el ghosting, la superposición de capas al estilo Reaveley, y a pintar sellos eliminando la tinta Dylusions del fondo de nuestros trabajos.


También fue un buen momento para conocer de primera mano los últimos productos lanzados por Ranger y presentados en el CHA hace un mes.

Antes de acabar… nuevas sorpresas! Un sorteo de varias bolsas con productos de Ranger (lástima que no se vinieran a España…) y algunos regalos, entre lo que estaban una bolsa de Idea-ology y un delantal de Tim Holtz para cada asistente.

Aprovechamos el final del evento para pedir autógrafos, hacer más fotos, e intercambiar correos con nuevos contactos.

Se dice de Tim Holtz que además de ser una persona muy creativa y un estupendo diseñador, es un magnífico profesor. Y realmente es así. Ha sido un workshop lleno de inspiración y ha sido capaz de llevar el ritmo de la clase con una capacidad envidiable.


Dylan Reaveley nos hizo “pensar fuera de la caja” para hacer cosas nuevas. Explosiones de color gracias a las tintas Dylusions llenaron nuestros tags, que en principio solo eran cartulinas color crema.

Una experiencia única e inolvidable compartida con otras sesenta personas y que acabó con quince tags y un buen número de emociones y sensaciones en la mochila scrapera.

El camino de regreso estuvo más animado que el de ida, y se hizo más corto. Las ideas y el conocimiento adquirido estaba en todas las conversaciones. La maleta ha viajado más cargada: de creatividad y de técnicas nuevas por aplicar. 

Una experiencia única e inolvidable.



8 comentarios:

  1. Desde luego que ha sido una experiencia inolvidable...que envia me das!!!

    ResponderEliminar
  2. Guauuu... que explosión de color!! jeje. Me ha encantado ver lo bien que os lo habéis pasado y los tags que habéis creado. Que tengo que confesar, que son espectaculares!

    Besitos desde Goiatz Scrap.

    ResponderEliminar
  3. Super envidia!!!!!!!!!!!!!!! pronto veremos todo eso aprendido en próximos y maravillosos proyectos!

    ResponderEliminar
  4. Decir que me muero de envidia es poco!!! que suerte jodias! Eso si a cambio de esos dientes largos que nos estáis dejando quiero una clase intensiva tags en mano y un resumen de esos trucos que os ha dado el tito Tim! Me alegra mucho que lo pasarais bien. Algún día daré un curso con el...

    Alguna técnica nueva interesante?? y los productos nuevos, algún nuevo imprescindible para la Scraproom?

    ResponderEliminar
  5. Envidia es poco !!!, gracias por esta crónica.
    Besos, Mere.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por este estupendo reportaje, me imagino todo lo que aprendieron allí y está claro que va a ser una experiencia inolvidable!!

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  7. Ay, qué envidia... Gracias por esta crónica; es como si yo también hubiese estado allí.

    ResponderEliminar

¿Quieres decirme algo? Gracias :)